Minicrampones: ¿como pueden ayudarte en la montaña?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Minicrampones
 
Real como la vida misma.
 
Ya he recibido varios reembolsos, pruébalo desde este enlace
¡No pierdes nada!

Minicrampones

La verdad es que el mundo de los crampones es extenso. Estamos acostumbrados a ver crampones automáticos, semiautomáticos, y clásicos, pero también existen los minicrampones. Hoy os voy hablar de estos últimos porque desde que los probé hace ya unos años son un accesorio fijo en mi mochila en invierno, y dependiendo de la actividad, incluso en verano. Se trata de unos crampones pensados para caminar y/o correr sobre la nieve o terrenos helados y resbaladizos. Aclaración muy importante: no son crampones para la práctica de alpinismo.

¿Cómo son estos crampones?

Yo he estado usando unos Camp Ice Master aunque son todos muy similares. Estos crampones son muy ligeros y ofrecen un gran agarre gracias a sus 12 puntas de acero templado pintado al polvo. Al estar ideados para andar y correr la zona delantera está articulada para asegurar una pisada más natural y se pueden usar tanto con botas como con playeras. Además, como es fácil que durante su uso nos encontremos con superficies irregulares o que pasemos de pisar nieve o hielo a pisar alguna zona de rocas, las cadenas que unen la goma con la parte metálica son de acero galvanizado ofreciendo una gran resistencia.

minicrampones
minicrampones

Este tipo de crampones no se ajustan a las diferentes tallas del pie mediante una pletina central como en los crampones clásicos. En este caso tenemos que optar por una de las cuatro tallas disponibles, que, como curiosidad, puedo decir que la parte de goma es la misma para las diferentes tallas y que lo que cambia es el número de eslabones que tienen las cadenas que unen las gomas con las partes metálicas que tienen las puntas:

  • Talla S (36/38) – 455 g el par
  • Talla M (39/41) – 478 g el par
  • Talla L (42/44) – 495 g el par
  • Talla XL (45/47) – 500 g el par

Comparando el diseño y las dimensiones de las puntas de este crampón con uno de alpinismo clásico podemos dejar de manifiesto que el uso recomendado de unos y otros es diferente. Mientras que los crampones clásicos son los que están diseñados para la práctica de alpinismo siempre en combinación con un piolet, los minicrampones no requieren en principio de material complementario indispensable. Todo irá en función de la habilidad de cada uno y del terreno por el que nos vayamos a mover. Si creemos que vamos a necesitar algún apoyo extra, unos bastones podrían ser la solución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 2 =

¡venga!

Animate a recibir buenos post

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.