El jardín del Moro

jardín del moro

Jardín del Moro

jardín del moro

El romántico nombre de Jardín del Moro corresponde a un crestón rocoso fortificado que se localiza en las estribaciones del macizo de la Horconera, y más concretamente en un espolón formado por la prolongación del pico Bermejo hacia el sur, en el llamado Cerro Poyato.

Todavía hoy se pueden apreciar los restos de una muralla y un aljibe, coronando este último la cota máxima del emplazamiento. La muralla consta de unos 25 metros de longitud y una altura de caja de unos 65 centímetros. En realidad, habría que hablar de dos murallas, ya que, aunque forman un solo cuerpo arquitectónico, pertenecen a dos momentos constructivos diferentes, donde la más reciente no hace sino fortalecer a la de construcción más antigua, aumentando el grosor y solidez de la misma.

En opinión del arqueólogo Rafael Carmona, esta segunda muralla más reciente puede ser de la época en que el castillo pasó a manos de la Orden de Calatrava, es decir, desde 1.281, pero, como indica este autor, por el momento no se puede asegurar a ciencia cierta, ya que este modo de construir también se da en época nazarí.

El aljibe, parcialmente excavado en la roca y con fábrica de mampuestos, tiene una planta de unos 7,30 por 2,30 metros, está revocado con mortero de cal pintado a la almagra y presenta restos de la bóveda de medio cañón original.

Una plataforma permitía acceder hasta el depósito de agua, mientras unos andenes laterales facilitarían la limpieza del mismo. Al igual que la muralla, este aljibe evidencia dos momentos en la construcción, posiblemente relacionados con diferentes etapas históricas del yacimiento.

Cronológicamente, el recinto cuenta con numerosas evidencias de ocupación en época almohade, siendo significativo el conjunto de dirhemes, los tipos cerámicos y las puntas de flecha de cuadradillo de estos momentos que han aparecido en el yacimiento.

Ya a mediados del siglo, XIX Ramírez y las Casas-Deza decía que se encontraban vestigios de una fortaleza «a legua y media al oeste de Priego entre los horrorosos tajos de la sierra Falconera, en el sitio que llaman Jardín del Moro, a donde no se puede subir sin gran peligro y no hay noticia de su nombre ni se sabe hasta cuándo duró aquel edificio».

Siguiendo los datos ofrecidos por este escritor decimonónico Antonio Arjona Castro fue el primer investigador moderno que accedió, hacia mediados de la década de 1970, a las ruinas del Jardín del Moro, presentando después, previa sugerencia de Manuel Nieto Cumplido, la posibilidad de que las ruinas del Jardín del Moro correspondieran a las del castillo de la villa medieval de Tiñosa.

Rafael Carmona Ávila llegaría a la misma conclusión, ya que una vez conocidos los asentamientos existentes en los valles y montañas de la zona, parece ser que el Jardín del Moro es el único de ese entorno que puede identificarse con la antigua villa de Tiñosa.

Respecto a los datos históricos conocidos, sabemos que el castillo y villa de Tiñosa fueron donados por el rey Fernando III a la iglesia de Santa María (Catedral) de Córdoba, a su obispo Lope de Fitero y al Cabildo el 15 de febrero del año 1245. En 1.280, el rey Alfonso X aprueba el abandono y destrucción del castillo de Tiñosa para que los moros no se pudiesen aprovechar de él.

El asunto, sin embargo, se cerrará, no con la destrucción del castillo, sino con la entrega del mismo a la orden de Calatrava, con cuyo territorio colindaba. Según Arjona Castro, la villa y castillo de Tiñosa ya se había abandonado en 1350. Iluminado Sanz Sancho afirma que Tiñosa fue recuperado por el Cabildo catedralicio, y comienza a ponerse en explotación en 1.488 como simples propiedades territoriales arrendadas a vecinos de Cabra.

Evidentemente, esta segunda repoblación de la segunda mitad del siglo XV tuvo un carácter muy diferente al que poseyó cuando fue donado a la iglesia de Córdoba, dando lugar a poblaciones distintas.

Diversas rutas

Desde el cortijo de Vichira, por un camino que finaliza en una cantera y atraviesa la dehesa del mismo nombre, llegaremos a una profunda garganta, que en época lluviosa deja correr el Arroyo de Las Labores, por donde se puede ascender hasta el Jardín del Moro, buscando las curvas de nivel por la parte izquierda del barranco sin hacer un ataque demasiado directo.

Se trata de una subida extraordinariamente dura, nada recomendable por lo abrupto del terreno, que la hace especialmente peligrosa. En las zonas donde la roca no aflora, un espeso manto de aulagas se encargará de desanimarnos.

Más cómodo puede resultar contemplar los restos del aljibe en la lejanía, desde el tramo de sendero que une el puerto del Cerezo con el Paso de las Chozas; o ver los restos de las murallas de Tiñosa, con ayuda de unos prismáticos, desde el GR-7, en el tramo que discurre entre las dehesas de Peña Lisa y Vichira, concretamente a la altura del conocido como cortijo de la Dehesa de Vichira, instalación ganadera que no debemos confundir con el cortijo de Vichira, del que hablamos la semana pasada.

Antes, habremos pasado por la fuente de los Terneros, cerca del cortijo del Soto Bajo, que consiste en un frontón triangular con un caño metálico que vierte en un pilar bajo de planta cuadrada. Existe una captación de parte del caudal para el abastecimiento del cortijo del Chaparral y también hay un cartel informativo del Parque Natural sobre las vías pecuarias, ya que estamos en un punto estratégico donde confluyen varios caminos ganaderos: la colada de la fuente de Carcabuey a la fuente del Chaparral o de los Terneros, la colada de la fuente del Chaparral o de los Torneros a Zambra y el cordel de Rute a sierra Horconera.

José Aumente Rubio

Logo Egatrekking

No te pierdas las novedades senderistas

Suscribete y ponte al dia

Responsable del fichero: Rutas y Rios para envío de post relacionados con el senderismo. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en Raiola España y Mailchimp EEUU y suscritos al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a supersenderista@rutasyrios.xyz

Por José A. Espejo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter

Magazine Senderista

Puerto del Cerezo

puerto del cerezo

Puerto del Cerezo Probablemente, se trata del paisaje más espectacular de toda la provincia de Córdoba. Nadie diría que el majestuoso espolón montañoso de La Horconera guardase en su interior este secreto y hermoso valle. Desde el puerto del Cerezo, que con sus 1.350 metros es el puerto natural más alto de la provincia, baja … Leer másPuerto del Cerezo

LOS VILLARES

Villares

Los Villares El espacio que queda entre las sierras de los Pollos y Gallinera, el límite territorial dibuja un extraño pico para dejar dentro del término municipal de Priego una pequeña aldea conocida como Los Villares Vista general de la aldea de los villares Una parte de la divisoria entre los términos municipales de Priego … Leer másLOS VILLARES

Fuente del Rey

Fuente del Rey

Priego. Este espectacular manantial aparece en el Inventario Andaluz de Georrecursos, donde se destaca que «la Fuente del Rey de Priego de Córdoba está asociada a uno de los frentes cabalgantes de Sierra Horconera

fuente del rey

LA FUENTE DEL REY, EN EL CASCO URBANO DE PRIEGO, Y LA ARBOLEDA SINGULAR QUE LA RODEA

No es habitual que dediquemos un capítulo a un enclave situado en mitad de una población, que además es el monumento más emblemático y admirado de la ciudad, pero el interés geológico y botánico que presenta la Fuente del Rey ha determinado que tenga cabida en una serie de artículos destinados a destacar aquellos parajes naturales más interesantes del municipio de Priego de Córdoba

Efectivamente, este espectacular manantial aparece en el Inventario Andaluz de Georrecursos, donde se destaca que «la Fuente del Rey de Priego de Córdoba está asociada a uno de los frentes cabalgantes de Sierra Horconera, perteneciente al Subbético Externo-Medio, que está en contacto con la Unidad Olistostrómica de la Cuenca del Guadalquivir. La surgencia se produce a partir de cavidades que hay en las calizas y dolomías del Lías y Dogger de la Unidad Horconera con la que está conectada. Las fluctuaciones de caudal que este manantial tiene a lo largo del año, en función de la pluviometría, son importantes, pero puede superar los 500 litros/segundo». Y como es normal, este importante recurso natural fue acondicionado con la construcción de una espectacular fuente en el lugar donde se cree que acampó Alfonso XI durante el asedio previo a la conquista definitiva de Priego en 1341. De este suceso tomó el manantial el nombre de Fuente del Rey.

Todo empezó en la segunda mitad del siglo XVI, cuando el Concejo de la Villa realizó una serie de obras de saneamiento y embellecimiento del paraje de la Fuente del Rey, situado extramuros. La intervención se centró en canalizar el caudaloso manantial que abastecía de agua a la población, sobre el que se levantó un amplio y rico frontispicio, terminado en 1585, que descansa sobre las rocas del nacimiento. Nos estamos refiriendo a la conocida como Fuente de la Salud.

Cerca del manantial se proyectó otra fuente de grandes proporciones, que, tras sucesivas transformaciones, fue terminada de construir en 1803. Diseñada en estilo barroco por Remigio del Mármol, se concibe con tres estanques de distinto nivel y forma alargada en la que predominan los contornos curvos. En el primer estanque se sitúa la escultura de un león luchando con una serpiente, obra atribuida al escultor neoclásico Álvarez Cubero. En el segundo, realizado por Remigio del Mármol, la figura central del monumento, una escultura de Neptuno y Anfítrite que cabalgan sobre un carro tirado por caballos que salen del agua. Desde éste, el agua cae al último estanque por una cascada, y acaba saliendo por el mascarón del Clero, llamado así por haberlo costeado el mismo. En la fuente manan 139 caños, muchos de ellos con mascarones de piedra de rostros fantasmagóricos.

El árbol mas alto

El entorno de la fuente, rodeado de amplios jardines y centenarios árboles, hace del mismo un lugar de ambiente apacible, único por sus características en la comunidad andaluza. Y esta arboleda, compuesta fundamentalmente por una alineación de enormes plátanos de sombra (Platanus x hispánica) de una edad estimada de 150 años, ha sido catalogada como ‘singular’ por la Diputación Provincial. Además de un eucalipto blanco (Eucalyptus globulus), reseñable por su rareza, destaca el considerado árbol más alto de la provincia de Córdoba, uno de los plátanos de sombra que tiene 42 metros de altura. Este ejemplar está catalogado como el plátano de sombra de mayores dimensiones de Córdoba, no solo en altura, sino también en anchura de copa (30 metros) y grosor de tronco (4,92 metros de perímetro).

Al parecer, según algunos autores, los plátanos de sombra provienen del cruce entre Platanus orientalis L., nativo del suroeste de Asia, y Platanus occidentalis L., nativo de la zona atlántica de Estados Unidos. Los plátanos de sombra son magníficos árboles ornamentales.

JOSÉ AUMENTE RUBIO

Logo Egatrekking

No te pierdas las novedades senderistas

Suscribete y ponte al dia

Responsable del fichero: Rutas y Rios para envío de post relacionados con el senderismo. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en SiteGround y Mailchimp EEUU y suscritos al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a supersenderista@gmail.com.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter

Magazine Senderista

Collado del Navazuelo

Collado del Navazuelo En el extremo nororiental del término de Carcabuey se localiza uno de los rincones más sugestivos de las Sierras Subbéticas, una pequeña depresión entre montañas que sirve de conexión entre el poljé de la Nava de Cabra y el poljé de la Fuenseca. Vista del cortijo del Navazuelo En el extremo nororiental … Leer másCollado del Navazuelo

La Cueva de la Mina

La Cueva de la Mina Está a escasos metros de distancia de la que se supone es la cueva de Jarcas propiamente dicha Pinturas en la Cueva de la Mina         En el Catálogo de Cavidades de las Sierras Subbéticas , elaborado por el grupo de espeleología G-40, se hallan recogidas un total de … Leer másLa Cueva de la Mina

Circular por la Algaida

Sierra Algaida, Carcabuey

Por José Antº Espejo

Subida a la Algaida desde el Arroyo Valdecañas, por su cara norte, rodeándola completamente y ascenso a la Cumbre.

Trackers: Paco, MiguelA, JoseA                        27 de julio de 2018

            Barruntábamos desde hace tiempo la posibilidad de acometer una ruta nocturna, aprovechando la luna llena y la luminosidad que ofrece en campo abierto. Además, coincidía con un gran eclipse total de luna.

Decidimos visitar Sierra Algaida, en la vecina localidad de Carcabuey. A eso de las 22:30 h. partimos desde el cortijo La Raja, allá en la carretera A-339, cruzamos el arroyo Valdecañas, en los mapas arroyo de la Losilla y de inmediato tomamos el carril que sube a Puerto Escaño, el cual se iba estrechando conforme ascendíamos.

Alcanzamos el Puerto y poco más adelante la casilla del Puerto, ya en su cara S, nos refrescamos en la fuente, 23:40 h. y giramos hacia el O, rumbo al Paraje de Palojo. Unos 300 mts. después encontramos una bifurcación, la cual tomamos dirección N, abandonando el carril de Palojo, para emprender el ascenso por la cara S, hacia el collado del Trevejil, entre La Algaida y Sierra Encinillas.

Pronto llegamos al collado, donde un buen puñado de vacas, descansaban. Miguel apunto la posibilidad de hacer cumbre y sin pensarlo 2 veces iniciamos el ascenso, entre aulagas y enormes lentiscos, sin dar con el senderillo y en algunos casos teniendo que usar nuestras paupérrimas dotes de alpinismo, haciendo honor al pionero de esta disciplina, Francesco Petrarca, allá en el siglo 14, cuando ascendió a Monte Ventoso, en los Alpes.

00:45 h. Disfrutamos de nuestro bocata en la cumbre y de las maravillosas vistas que ofrece este alto, con una luna ya despejada de su eclipsada luz. 1:10 h. Volvimos por nuestros pasos de nuevo al collado y por un sendero sinuoso, polvoriento del “trajín de las vacas” y con muchas Cornicabras, dimos con el abandonado y muy pedregoso cortafuego que nos dejaría en el abrevadero cercano al olivar.

A la vera de una nueva alambrada, continuamos nuestra marcha, para dar con el carril de inicio de nuestra ruta, pero se ha habilitado un gran corral de vacas que corta ese antiguo paso. Cambiamos de rumbo hacia el N a través de una hermosa finca de grandes y productivos olivos y chaparros centenarios hasta dar con el punto de inicio, 3:00 h.

Enriquecedora ruta por la singularidad de la noche y la bonita y bregosa sierra que todos los amantes de la montaña, deberíais conocer y además en inmejorable compaña.

A más ver.

 

Logo Egatrekking

No te pierdas las novedades senderistas

Suscribete y ponte al dia

Responsable del fichero: Rutas y Rios para envío de post relacionados con el senderismo. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en SiteGround y Mailchimp EEUU y suscritos al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a supersenderista@gmail.com.

Campo Nubes

Campo Nubes

Pocos lugares tienen un nombre tan evocador como esta aldea de Priego, a la que se llega por la carretera A-333, y donde está el torreón del Morchón

camponubes

Vista de la torre del Morchón desde el valle del río Salado, rodeado de cultivos de membrillos.

Logo Egatrekking

No te pierdas las novedades senderistas

Suscribete y ponte al dia

Responsable del fichero: Rutas y Rios para envío de post relacionados con el senderismo. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en SiteGround y Mailchimp EEUU y suscritos al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a supersenderista@gmail.com.

Pocos lugares tienen un nombre tan romántico y evocador como la aldea prieguense de Campo Nubes. A unos 15 kilómetros al norte de Priego de Córdoba, por la carretera A-333, se puede llegar a esta cortijada de la que se tienen pruebas documentales que existía al menos desde el siglo XVIII. En el Diccionario de Pascual Madoz, escrito a mediados del siglo XIX, se define como «una aldea de la provincia de Córdoba, partido judicial de Priego: está situada a ¼ de legua al norte de Zamoranos, de cuya jurisdicción pedánea depende». Su población era por entonces de 8 vecinos y 28 almas. En la actualidad, cuenta con 35 habitantes, y como el resto de aldeas de Priego, es un reducto de usos y costumbres tradicionales, amparo de artesanía y arquitectura popular, y de un modo de vida remansado y tranquilo.

Los orígenes de esta aldea está en relación con una importante vía de comunicación que la atraviesa de norte a sur, la colada del Camino Real de Córdoba a Granada, actual vía pecuaria; y surge al amparo de la torre atalaya medieval de El Morchón, a la que prestaremos especial atención.

Una actividad desarrollada en el entorno de esta aldea fue la explotación minera de almagra. Ramírez y las Casas-Deza decía, a mediados del siglo XIX, que las minas de hierro particularmente abundantes en Campo de Nubes, a legua y media de Priego, en el cerrito que nombran la Montijana, donde en la actualidad se pueden ver los restos de una antigua explotación minera. Y añadía el mismo autor: «al oeste y a poca distancia de Campo de Nubes hay un banco pequeño de lápiz encarnado de mejor calidad que el estrangero».

En el centro de la aldea se encuentra la ermita de la Inmaculada, de planta rectangular y muros de piedra. Fue construida en 1951, en el solar de otra anterior dedicada a la Santa Cruz. En su exterior destacan dos contrafuertes y un antiguo humilladero con la antigua cruz, cuya fiesta se celebra el 3 de mayo. Poseía hermandad, que organizaba función y procesión.

Cerca de la aldea, a un kilómetro por el acceso sur, en un talud de la carretera CO-7201, está el pequeño retablo rural de la Virgen de los Llanos o de la Virgencita, cobijada en una pequeña hornacina construida con piedra en el solar de una antigua cruz ya desaparecida. Está dedicada a la advocación de Lourdes, cuya imagen, una reproducción de pequeño tamaño hecha con cemento blanco, despierta gran devoción entre la población que le lleva flores todo el año. Se trata de dos montículos construidos a base de unir con cemento pequeños trozos irregulares de piedra caliza.

En la cima de uno de ellos se enclava la hornacina, un hueco sobre el que se ha colocado una piedra plana a modo de dintel. Al lado del montículo de piedras en el que está enclavada la hornacina, hay otro con la misma altura y con una finalidad que presuponemos ornamental.

EL MORCHÓN

En el punto más elevado de un cerro de extraordinario emplazamiento estratégico que se extiende al norte de Campo Nubes, a 514 metros de altitud, se localiza el torreón del Morchón. Aunque presenta un amplio horizonte de visibilidad, no cuenta con importantes recursos naturales de defensa, a excepción de la zona noroeste por la que caen sus pendientes casi en talud sobre el curso del río Salado.

Este torreón lo podemos incluir dentro del grupo de las torres cilíndricas, macizas hasta los cinco o seis metros de altura, presentando una cámara en la parte superior cubierta muy probablemente por una bóveda construida por lajas o ladrillos por aproximación de hiladas, ya que a la altura de la hipotética techumbre y por el interior, se aprecian los arranques de la bóveda, y en el exterior sobresalen tres ménsulas que denotan la presencia del suelo de una planta, posiblemente a modo de matacán corrido.

La torre del Morchón se eleva y consolida por el doble muro sur del recinto fortificado del mismo nombre, fechable en época romana y que debió de servirle de defensa. Debemos considerarla como una de las torres más insustituibles, pues desde ella se divisaban en la época otros puntos importantes como Alcaudete, Torre Alta, Torre del Espartal, Torre Alhama y Torre Morana, distando ésta unos 15 kilómetros.

Según Arjona Castro, el topónimo Almorchón sería un aumentativo de Almarcha (del árabe al-Mary), nombre que hace alusión a una población situada en vega o tierra baja. Ciertamente, esta torre se ubica en una zona más baja que el resto de torres del campo prieguense y junto a un cauce fluvial, como es el río Salado. Sin embargo, según Carmona Ávila, director del Museo Histórico de Priego de Córdoba, esta torre es de factura cristiana en virtud de sus características constructivas.

Recinto fortificado

En la zona noroeste del cerro han aparecido abundantes restos de sílex, procedentes posiblemente de un taller de época Epipaleolítica. También se encuentran cerámicas de época romana y árabe muy revueltas y mezcladas junto con otras de difícil catalogación. Toda la superficie de la meseta se halla surcada por serpenteantes zanjas semiderruidas, probables trincheras abiertas durante la Guerra Civil, ya que en esta zona se situó el frente entre los dos ejércitos combatientes.

Según aparece en la base de datos del Patrimonio Inmueble de Andalucía, en la Venta Vieja del Morchón, en el extremo noroeste del cerro, cerca del río Salado, han aparecido abundantes fragmentos de cerámica común y fragmentos de tegulae.

José Aumente Rubio

Magazine Senderista

Download Premium Magento Themes Free | download premium wordpress themes free | giay nam dep | giay luoi nam | giay nam cong so | giay cao got nu | giay the thao nu