Poblado de Algar

En Carcabuey se sitúan las ruinas de un castillo de incierto pasado

torres de Algar

JOSÉ AUMENTE RUBIO

       Aunque en la actualidad muestra el aspecto de un moderno caserío, con la mayoría de sus casas de reciente construcción, en realidad el poblado de Algar acumula al menos ocho siglos de existencia, como lo demuestra las viejas piedras que aún se mantienen erguidas en el cerro contiguo.

Algar debió ser una de las poblaciones donadas por Fernando III a la orden de Calatrava en la frontera lindante con el Obispado de Jaén, al igual que Martos, Porcuna, Bívoras, Locubín, Alcaudete, Priego, Zambra, Zagra, Carcabuey y Albendín.

Aparece por primera vez en textos históricos en el año 1256, cuando el obispo de Jaén, don Pascual, estableció una concordia con el maestre de Calatrava don Pedro Ibáñez sobre los derechos episcopales que dicha orden tenía en el Obispado de Jaén, entre los que se encuentra Algar, pacto en virtud del cual los vecinos habían de pagar los diezmos a la orden militar.

Su origen parece estar en un castillo árabe de época nazarita, sometido a diversas reconstrucciones cristianas, motivadas por las vicisitudes fronterizas tan prolongadas en las Sierras Subbéticas. De hecho, este topónimo procede del árabe al-gar, término antiguo que aún sigue utilizándose en Andalucía y que significa cueva o caverna.

Las altas e imponentes rocas que lo circundan por el norte forman una pared extraplomada, con grietas y concavidades, que justifica sobradamente el mencionado apelativo, como veremos más adelante.

Esta fortaleza da frente a la Sierra Horconera, donde se sitúa otro castillo de similar origen, Tiñosa, cuyas ruinas persisten en el paraje conocido como Jardín del Moro, a 1.200 metros de altitud. Algar y Tiñosa no fueron recuperados por el cabildo catedralicio hasta 1488, ya que la proximidad y el riesgo de las correrías moras no habían permitido hacer uso de estos territorios hasta esa fecha, cuando comienzan a ponerse en explotación como simples propiedades territoriales arrendadas a vecinos de Cabra.

Al poblado de Algar podemos llegar desde Carcabuey tomando la carretera de Rute (A-3226), para, antes de llegar a Los Villares, tomar un desvío a la derecha, la carretera CO-7212, que se asienta sobre la vía pecuaria colada de Escuchagranos. En el kilómetro 3 de dicha carretera se encuentra el poblado, que prácticamente lo componen dos calles: la que va hacia el norte que se continúa con el camino de Escuchagranos, y la que se dirige hacia el sur, donde está el mesón Rafi, que es la que debemos tomar y que se prolonga con un camino cementado que finaliza en el cortijo Salazar, con una fuente y huerta con nogales, membrillos e higueras.

Al frente tenemos el promontorio rocoso donde se ubica el castillo, en la cota 740 metros, reducto de vegetación natural en un paisaje dominado por el cultivo del olivo. Por este lado el ascenso es bastante escarpado. Es mejor rodearlo por el oeste, en el límite del olivar, hasta que demos con un sendero algo empinado, que entre un matorral de retamas, majuelos, rosales silvestres, lentiscos y matagallos, incluso algunas encinas, quejigos y acebuches de pequeño porte, nos conduce hasta las mismas ruinas.

Podemos dar un rodeo algo más largo, pero más cómodo. En ese caso debemos continuar por el camino que desde el cortijo Salazar se dirige hacia el sur, y que acaba conectando con el camino provincial CP- 175 a la altura del cortijo de la Fuente del Francés. Antes, cuando lleguemos a las ruinas de un cortijo al lado de un viejo quejigo, debemos abandonar el camino para ascender campo a través por el límite del olivar con el monte hasta las ruinas del castillo.

Se conserva una torre rectangular, en gran parte abierta y derrumbada, de dos plantas, que continúa por un muro de 1,20 metros de espesor del que falta su parte intermedia y se completa con otra torre de iguales proporciones a la anterior, de la que sólo se adivinan los cimientos.

Cueva de Salazar

Desde las ruinas del castillo de Algar baja un crestón calizo en dirección al poblado del mismo nombre. En la estribación del citado crestón, sobre el contacto con el olivar, se alinea una pared rocosa, que forma una especie de arco, como si fuera una curiosa cueva de materia vegetal. Entre las rocas se aferran higueras y hiedras, y por debajo nace un manantial protegido por un dosel de zarzas y zarzaparrillas. La exuberante vegetación impide apreciar que en el centro se inserta un abrigo que ha venido en denominarse cueva de Algar o cueva de Salazar.

Ambos topónimos son homónimos y derivados respectivamente del núcleo poblacional junto al que se halla y de la zona y cortijo junto al cual se ubica.

La aproximación final, por la intrincada vegetación existente bajo la boca de la cavidad puede ser bastante complicada, y en particular si no lo hacemos por el lugar adecuado. Los bloques desprendidos que se observan en el lugar demuestran que el origen de este abrigo seguramente se deba a los desplomes del farallón calizo bajo el que se ubica.

Datos técnicos de la topografía de esta cueva podemos encontrarlos en el número 336 de la revista Carcabuey, de diciembre del 2014. En este artículo, escrito por Rafael Bermúdez Cano y Abén Aljama Martínez, miembros de Grupo Espeleológico G-40, se puede leer cómo este abrigo sirvió de albergue provisional para personas ambulantes, y hasta hace unos cuarenta años también como cochinera colectiva. La cueva de Algar, el manantial que mana a sus pies y las buenas tierras para el cultivo hacían este lugar idóneo para un asentamiento durante la prehistoria reciente.

Por José A. Espejo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter

Magazine Senderista

Deja un comentario

cuatro × tres =

Download Premium Magento Themes Free | download premium wordpress themes free | giay nam dep | giay luoi nam | giay nam cong so | giay cao got nu | giay the thao nu

¡venga!

Animate a recibir buenos post

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.