Tiñosa Sur

Priego. Erase una vez 5 locos que subieron a la Tiñosa 1569 m. en pleno mes de julio

Tiñosa
Barranco de Las lanchas

     

Aún no siendo la época más apropiada para subir a esta enorme y difícil montaña, bichejos, hierbajos secos y calor, no pudimos resistir la tentación de acometer una nueva subida a la Tiñosa por su cara meridional, vertiente mas infrecuente para los que tenemos cerca esta cumbre.

Partimos del cortijo Alto de Torres y de inmediato andábamos por el bonito Valle de Cañatienda y el cortijo en ruinas, para empezar a subir por la Loma inicial del Barranco de las Lanchas, zona con más cobertura de matorral, pero con un senderillo bien marcado. Topamos con el Tajo de las Vereas desviándonos a la izquierda para ascender por las grandes lanchas de piedra que dan nombre al barranco.

La pendiente se iba haciendo cada vez más exigente y las piernas empezaban a sufrir, “sarna con gusto no pica”, máxime con las estupendas suelas Vibran, que calzaba el pensionista Wen.  Llegamos al pie de la cueva del Morrión y empezamos a rodearlo para alcanzar su cumbre y visitar la Sima del mismo nombre, que no habíamos visto en anteriores ocasiones.

Cresteamos el senderillo hasta el geodésico, repusimos fuerzas y volvimos por nuestros pasos hasta el resbaladizo sendero que baja hasta Puerto Mahina. Antes de llegar al puerto, nos desviamos dirección sur hasta alcanzar de nuevo el Valle, pasando por la Fuente de Cañatienda con intención de seguir el cauce del arroyo y visitar el precioso bosque que lo abriga, las centenarias encinas, como la del Tejón y por ultimo la Sima de los 7 Pozos.

La calor que ya imperaba nos obligó a abandonar este último tramo, para una próxima vez, a ser posible cuando el agua corra por el arroyo, Ajolá podamos verlo.

Celebramos la oficialidad de la jubilación de Wenceslao y disfrutamos de la calidad de sus Chiruca.

Me aguó la fiesta la enorme canallada y maltrato llevado a su máximo esplendor, que sufre un precioso perrillo de agua, negro, atado a una cadena al sol de plano, con un mugriento y oxidado bidón que manaba calor, a la intemperie en invierno también, sin apenas agua y comida, en el Cortijo Alto de Torres y durante años. Lamentable.

Por José A. Espejo

Suscríbete a nuestro boletín

Rutas y Ríos

Logo Egatrekking
Facebook
Google+
Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Download Premium Magento Themes Free | download premium wordpress themes free | giay nam dep | giay luoi nam | giay nam cong so | giay cao got nu | giay the thao nu
¡ya te vas!

Suscríbete y no te pierdas las fantásticas novedades senderistas