Vía Verde del Aceite

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Vía Verde del Aceite

Quince kilómetros de la Vía Verde del Aceite

tren del aceite

JOSÉ AUMENTE RUBIO

La vía verde de la Subbética se asienta sobre un viejo ferrocarril abandonado, que fue construido entre 1882 y 1893 con la participación de prestigiosos ingenieros franceses. Pertenecía a la línea Linares-Puente Genil, la cual se dedicó a lo largo de buena parte del siglo XX al transporte de distintos metales procedentes de las minas linarenses y, especialmente, del abundante aceite de oliva producido en la comarca, denominándosele tradicionalmente como Tren del Aceite.

Razones técnicas y comerciales motivaron su abandono allá por 1971, cerrándose definitivamente al transporte de viajeros y mercancías el 1 de enero de 1985 e iniciándose su desmantelamiento. En la actualidad el antiguo trazado ferroviario se ha reconvertido en una agradable y cómoda zona de paseo para peatones y cicloturistas.

Algo más de 15 kilómetros de la vía verde de la Subbética discurren por el término municipal de Cabra. La carretera CO-6211 bordea la parte noroeste de la sierra de Cabra y discurre casi paralela a la Vía Verde, cruzándola en varias ocasiones mediante viaductos y pasos a nivel, así que desde dicha carretera podemos incorporarnos a la vía en el punto que más nos convenga.

Si queremos limitar nuestra ruta al término de Cabra, podemos acceder a la misma desde un camino que parte de dicha carretera CO-6211 a 1,2 kilómetros de su intersección con la A-316, a la izquierda, antes de llegar a la casa rural y restaurante Puente de la Romana. Este camino precisamente marca la linde entre los términos municipales de Doña Mencía y Cabra. Una vez que accedamos al antiguo trazado ferroviario ya solo quedaría continuar por la vía hacia nuestra derecha, a pie o en bicicleta, en dirección suroeste, para disfrutar del recorrido. Así, por ejemplo, los antiguos pasos a nivel que mantienen en pie la casilla del guardabarrera, siempre a la sombra de grandes árboles, ofrecen la oportunidad de detenerse y pasear por sus alrededores.

Cuando llevemos algo más de 2 kilómetros nos encontraremos el austero túnel del Plantío, de 140 metros de longitud; y a algo más de 5 kilómetros, tendremos que atravesar el impresionante viaducto de la sima de Cabra, de 132 metros de longitud, que salva espectacularmente la vaguada del arroyo del Fresno. Las aguas de este cauce horadan el lecho e irrumpen en este tramo por zonas de olivar que se ven interrumpidas por manchas de vegetación autóctona.

Llegaremos así al edificio de la antigua estación de Cabra, que ha sido restaurado para albergar en su interior el centro de interpretación del tren del aceite. Este espacio temático utiliza las últimas tendencias en interpretación museística para introducirnos tanto en el mundo del ferrocarril, como en la cultura del aceite de oliva, todo ello en torno a la Vía Verde del Aceite o de la Subbética.

Aquí podremos conocer la historia de esta vía férrea e interpretar el recorrido de este Camino Natural, así como los aspectos más destacados de los pueblos y la naturaleza que atraviesa. El centro cuenta con un restaurante en el que se puede degustar la rica gastronomía de la Subbética, una amplia tienda de recuerdos y ofrece la posibilidad de alquiler de bicicletas.

Continuamos nuestro camino para pasar por las cercanías del paraje de la Fuente del Río, que bien merece que abandonemos momentáneamente la Vía Verde para visitarlo; y una vez pasado éste, la vía abandona el parque natural de las Sierras Subbéticas, al que ha servido de límite, y se adentra en tierras de campiña en dirección a Lucena y a la pedanía de Navas del Selpillar. En este segundo tramo atravesaremos un par de carreteras: primero la A-339 (Cabra-Priego), y luego la CO-6213, o carretera de Gaena; y también un par de vías pecuarias, como la colada del camino de Gaena y la vereda del Castellar.

Abundan igualmente las fábricas de aceite: almazara de Cuello, almazara de la Obra Pía, almazara de Ribero y almazara de Jordán. Los arroyos de Guadalazar y de La Losilla rompen con la monotonía del olivar introduciendo serpenteantes líneas verdes de vegetación de ribera entre las cuadrículas de olivos. Finalmente abandonamos el término municipal de Cabra, entre los cerros de Santa María y de las Piedras, para penetrar en el de Lucena.

Según el Plan Especial del Medio Físico de la Provincia de Córdoba, que establece una serie de categorías con el fin de proteger los principales exponentes del Patrimonio Natural de la provincia, los yacimientos de interés científico son áreas de interés ecológico y geomorfológico, así como yacimientos arqueológicos o paleontológicos. Son, por lo tanto, zonas de alto valor científico afectadas, normalmente, por procesos de destrucción de cualquier tipo. Un ejemplo de ello es la estación de Cabra.

Interés científico

El único ejemplo de Yacimiento de Interés Científico (YC-9) del Parque Natural de las Sierras Subbéticas lo tenemos en la Estación de Cabra. Esta figura de protección acoge parajes de alto valor científico abocados a la destrucción. Ante el peligro de desaparición o grave deterioro se define un perímetro cautelar de protección con el fin de que cesen, o desciendan, las agresiones.

Los terrenos que rodean a la estación del ferrocarril, sobre margas yesíferas triásicas, forman el único yacimiento conocido de aragonito de la provincia de Córdoba. Esto, unido al alto valor didáctico y educativo del entorno, hace de este lugar un enclave con gran interés científico. El nombre de este mineral se debe a Werner, quien lo definió a partir de ejemplares procedentes de la localidad de Molina de Aragón y que él, por error, atribuyó a Aragón, cuando, en realidad, pisaba tierras de Guadalajara.

El eminente geólogo de principios del siglo XX Juan Carandell y Pericay dio a conocer este yacimiento en el tomo 19 del Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural: «Hemos tenido la fortuna de descubrir, en tres parajes distintos, bolsadas de aragonito, con abundancia de ejemplares. Enumerándolos por orden de hallazgos, citaremos primero el yacimiento que es atravesado por la vía férrea de Puente Genil a Linares, situado dentro del mismo recinto de la estación de Cabra, entre la aguja exterior del lado de Lucena y la alcantarilla del arroyo de Góngora. Los ejemplares mayores allí recogidos son de dos centímetros de diámetro por cinco de altura. En general varían poco de estas dimensiones: son los mayores entre todos los hallados en los alrededores de Cabra. No hemos podido comprobar la existencia de cuarzos hematoideos».

Magazine Senderista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =

Download Premium Magento Themes Free | download premium wordpress themes free | giay nam dep | giay luoi nam | giay nam cong so | giay cao got nu | giay the thao nu

¡venga!

Animate a recibir buenos post

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.